Quiero que seas tú

CARTAS

902d669c960e80cc1aa79279b52ac45c

Confirmé que la verdad te libera cuando te susurré al oído todo lo que siento por ti. Es cierto, ahora soy libre, como nunca antes.

Después de haber sido un montón de dudas, hoy soy sólo  respuestas. Hoy siento ganas de quererte hasta que mi corazón se canse, y dudo que eso suceda. Quiero estar contigo por muchas horas y mirar tus bonitos ojos.

Eres tú la persona a la que quiero mostrarle todo lo que verdaderamente soy, con la que quiero aprender muchísimas cosas, con la que quiero aventurar y lanzarme a la nada pero agarrada de tu mano.

Tengo ganas de abrazarte, quedarme a vivir en esos abrazos y regalarme mi primer beso contigo, y sonreír.

Quiero que seas tú quien me haga soñar con los ojos abiertos. A propósito, ¿te cuento un secreto? Aprendí a soñar despierta desde que llegaste y me regalaste los te quiero más bonitos dichos jamás.

Hoy soy libre gracias a ti, y quiero que sigas siendo tú quien me liberé el tiempo que el universo precise.

Preguntas, amor y valentía

CARTAS

d729ddd77b4a1062093a7a94c9420261.jpgSiento que nada tiene sentido en mi cabeza; puede que en un juego de palabras nos hayamos descubierto siendo honestos, sin embargo, siento que lo único que descubrí fueron los miedos que existían dentro de mí.

El ego: el estúpido egoísta que vive dentro de cada uno y que me hace creer que no soy lo suficientemente buena para hacer algo o para merecer el cariño de alguien. Siempre en mi contra, insistente en que nada de lo que leí en aquél mensaje era cierto, pues todo se trató de una jugarreta provocada por un par de líneas.

Justo en este instante, no sé qué demonios sentir porque, siendo honesta, me sentía muchísimo mejor cuando nada me ocupaba las horas haciéndome pensar en una historia feliz sin un horrible final. Digamos que la especie de equilibrio emocional que experimentaba hace unos meses, me hacía sentir segura, aunque siendo consciente: jamás estaré segura bajo mis propios pensamientos.

En una respuesta, me quedaron más preguntas que no me atrevo a hacerte directamente y es por ello que te he escrito un millón de cartas en las que se delatan mis sentimientos, me vuelvo vulnerable ante ti y me arrepiento un poco, pero… ¿qué más da?

He escrito cartas de amor Volumen 1, Volumen 2 y he llegado a terminar el Volumen 3 en el que relato cómo comencé a sentirme desde el momento en el que te conocí y porqué es que quiero hallarle un final a todo esto, sea bueno o sea malo.

Era cierto que, muchas veces, las preguntas que tenemos no reciben respuestas concretas y por ello es que deberíamos armarnos de valor y enfrentarnos al lobo feroz que nos causa miedo. Han sido ciertos muchísimos de los consejos que he recibido, pero prefiero quedarme con algunas preguntas guardadas hasta armarme de suficiente valor y enfrentarme a ti y así dejar que suceda lo que tenga que suceder.

Pero, espero que mis cartas sigan llegando a ti de algún modo, y así tú puedas reconocer el montón de dudas que soy y regalarme todas tus respuestas.

Piénsame, así estaremos a mano

CARTAS

Dicen que el insomnio aparece cuando estamos en los pensamientos de alguien más. Puede que sea cierto como puede que no, pero de sólo pensar que por las noches me piensas como yo te pienso a ti, me llena el corazón de ilusión.

Siento el hecho de que no puedas dormir en las noches por lo mucho que te pienso, pero deberías entenderme, ya han pasado semanas desde la última vez que nos vimos y créeme que esto de extrañarte se siente como tener un vació en el pecho.

Vivo con la incertidumbre de saber cómo será nuestro próximo encuentro, y de tanto que te pienso has llegado a estar en mis sueños y considero que no existe magia más sublime que esa que ocurre en el momento en el que nuestros pensamientos coinciden y se descubren imaginando una vida en donde tú y yo nos convertimos en uno solo respetando nuestros espacios.

No tengo la menor idea de lo que vaya a suceder y eso causa una ansiedad inmensa en mí, no te imaginas lo mucho que se alborota mi corazón de sólo imaginar que puede que un día dejes de estar. No quiero perderte, por ello pretendo pensarte cada día y cada noche hasta quedarme dormida, incluso, prometo soñarte porque no quiero olvidarme de ti y no quiere que tú me olvides.

058d289c2247e9da943ede5043ea961c

Así que deja que te piense cuando quiera; deja que mis pensamientos te encuentren y así yo pueda detener la nostalgia que siento cuando te extraño. De nuevo, discúlpame por no dejarte dormir, pero tú también puedes pensarme cuando quieras y así lograremos estar a mano.

Me quedé en ti

CARTAS

Imagen relacionada

Me quedé en tu abrazo, ese que me diste y con el que me dijiste “no te vayas”.

Me quedé en ese calor de hogar que sentí en tus brazos.

Me quedé en tu risa, en tu sonrisa, en la alegría que derramas, en la nostalgia que escondes pero que te descubro en la mirada.

Me quedé en tu mirada, en esos ojos que brillan más que la luna y que me piden que te quiera.

Me quedé en tu beso.

Me quedé en tus ojitos chiquitos cuando te ríes.

Me quedé en los chistes que hacías.

Me quedé en las cientos de divertidas batallas que tuvimos.

Me quedé en el día que te conocí.

Me quedé en tu alama.

Me quedé en tu mano amiga, esa que me diste cuando la necesité.

Me quedé en tus palabras.

Me quedé en las conversaciones de medianoche que no me dejaban dormir porque aceleraban a mi corazón.

Me quedé en tu nombre, en tus letras, en las canciones que escuchas, en tu particular manera de ser.

Me quedé en ti, me quedé contigo y ahora soy un poco más feliz.

+ Inclusión – Exclusión

INSPIRACIÓN

Tenemos la mala costumbre de ir por la vida creyéndonos dueños de todo; solemos atacar a la persona que tenemos al lado solamente por lo que vemos a simple vista. Atacamos sin ser responsables de lo que decimos y hacemos.

Las etiquetas son parte de esta sociedad, las personas no son personas sino que son gordas, flacas, aburridas, feas, bonitas, divertidas, maniáticas, raras, entre cientos de etiquetas más. Nos fascina etiquetar sin ser etiquetados.

Cada uno de nosotros tiene una historia que ocultar y el derecho de mantenerla oculta. El detalle es que precisamente juzgamos a los demás sin pensar en lo que nos marcó en la vida.

Entonces, decimos que la “gorda” es así porque no sabe controlarse y es una tragona, o que la “flaca” ya está a un paso de la anorexia por tonta. El “rockero” es satánico. El “hippie” vive en una fantasía, el “callado” es nerd y el “hablador” esconde una profunda tristeza. El que ríe está triste y el que llora también, no estamos conformes con nada. Nos creemos psicólogos en nuestro propio mundo y sacamos conclusiones sin indagar un poco en el corazón de los demás. Pensamos tener la inteligencia para dar consejos y dejamos de ser amables porque comenzamos a rechazar a personas simplemente por las etiquetas que les hayan colocado.

¿Imaginan el poder que tuviéramos si utilizáramos la fuerza que tenemos para dar cariño y aportar buenas vibras a este planeta? Absolutamente todo sería diferente.

Me es muy difícil entender la naturaleza de todas las cosas, es natural ser diferente, esta diferencia nos hace únicos ante los demás… entonces ¿por qué me señalas como diferente a ti?; ¿acaso no somos distintos y por lo tanto en esencia lo mismo? – Yadiar Julián

Es momento de detenernos a observar y escuchar un poco a quienes lo piden a gritos, solo cuando hagamos eso entenderemos de razones.

No seamos tan duros.

No sabemos si la otra persona está luchando con una guerra casi invencible y somos nosotros los que podemos ayudarla. No juzguemos sin conocer. Seamos amables, compasivos, comprensivos y empáticos; nada se siente mejor que ayudar a quien lo necesita, sin pensar en quién es, actuar por instinto de nuestros buenos valores y el amor, no tiene precio. Entonces, aportemos nuestro grano de arena para lograr construir el mundo que queremos, un lugar en el que exista inclusión y no exclusión.

Imagen relacionada

Alejarse por amor

INSPIRACIÓN

Hace mucho tiempo, me topé con la siguiente cita: “A veces, alejarse resulta ser la mayor demostración de amor”, esto hizo un click dentro de mí, pasé toda mi vida pensando que cuando se ama, se tiene que demostrar el amor presente, insistir y persistir aunque la otra persona parezca ciega y sorda; resulta que es todo lo contrario, tomar distancia es suficiente para expresar lo que un corazón cansado ha gritado durante años.

En ocasiones, creemos que con nuestro amor basta, no nos interesa si la persona amada no corresponde tantos sentimientos y hace caso omiso a ellos. Nos perdemos en la locura de amar, bajamos lunas y estrellas y creamos un nuevo planeta para ir a pasear por allí. Dentro de tanta intensidad, no nos percatamos del daño que nos estamos haciendo, del espejismo que ha creado el corazón y de lo mucho que duelen las heridas.

Cuando se está enamorado, no importa si no hay un nosotros, no caben explicaciones, no interesa si después de tantos riesgos y esfuerzos, nos damos cuenta de que nada valió la pena y que seguimos solos en compañía o, sin compañía alguna.

El único acto de valentía y de amor ante tanto desinterés y exclusión, es alejarse y liberar al amor. No importa que duela, no importa que apeste la vida algunos días. Las heridas sanarán, y probablemente, encontraremos a alguien que valdrá toda la alegría y el amor y que nos corresponderá hasta los abrazos más apretados.

En la vida hay que aprender a perder, por más amor que exista, tenemos oportunidad de futuras victorias en otros lugares.

Si el amor aprieta, no es de tu talla

INSPIRACIÓN

En febrero cumplo 20 años de edad y nunca he tenido una relación amorosa (cosa que sorprende a muchas personas) pero he sido testigo de muchas relaciones en las que el amor no era ni siquiera parte del postre, lo que me ha hecho reflexionar muchísimo acerca del tema.

Existe una frase que, desde que la leí, no dejó de rondar en mi cabeza, siempre la tengo presente como una especie de filosofía de vida: “Si el amor aprieta, no es de tu talla”; si sentimos que duele, es mejor soltarlo y dejar volar todo lo que ya no nos pertenece. Aunque se arrugue el corazón y sintamos que el alma se desconecta y no entendemos de razones, a pesar de todo lo que trae consigo el hecho de dejar a un amor que considerábamos un tesoro a pesar de cualquier adversidad, sin importar el tiempo que estaremos un poco rotos, es mejor sentir dolor por cierta temporada a vivir fingiendo felicidad.

¿Qué sentido tiene continuar  en una relación en la que el amor ya no es la base ni la razón? Sin eso no existe suelo firme y, sin suelo firme, todo se derrumba.

Si el amor se escapa, se esfuma el respeto, la tolerancia, la complicidad, la comprensión, la solidaridad y otros valores que son fundamentales para mantener la armonía en cualquier relación.

Entonces, si todo se marcha, ¿por qué no te marcharías tú? No existe razón suficiente para quedarse amando en soledad. Si no es en conjunto no es nada, y precisamente por amor, es que nos toca tomar decisiones difíciles pero que a lo largo de la historia, serán claves en nuestro crecimiento personal y en la paz que sentiremos, y eso no puede compararse ni cambiarse por nada más.

2016: un adiós y una bienvenida

INSPIRACIÓN

Cada año trae consigo un sinfín de sueños, metas, anhelos, deseos por cumplir y sorpresas que nos ponen ansiosos en la espera; esperamos que con la emoción que sentimos el último y el primer día del año, sea suficiente para enfrentarnos a todo lo que nos espera en los próximos 365 días pero, lamentablemente, esa sensación de poder y alegría interminable no es capaz de lograr que seamos tan optimistas o arriesgados.

El 1 de enero de éste año 2016 que está a un día de terminar, me sentía poderosa, atrevida y preparada para lo que sea que se presentara y para cumplir cada una de las metas que me había propuesto. Pero como nada es como uno quiere y el camino se torna un poco confuso y complicado y las distracciones se van apoderando de nosotros, todo fue diferente y, a su vez, un poco decepcionante para mí.

En cada rincón de mi habitación estaba escrita una meta que iba a cumplir este año, muchas de ellas se quedaron solo en letras. Pero algo aprendí y, gracias a un buen amigo, pude darme cuenta de ello; en medio de una conversación, me dijo que este año había sido sumamente importante para él, no solo porque a nivel profesional le fue excelente sino también porque se dio la oportunidad de conocer nuevas personas, probar nuevas comidas, leer nuevos libros, terminar de leer libros que tenía pendiente, escuchar nuevos géneros musicales y conocerse a sí mismo. Yo, por incrédula le pregunté si me estaba hablando en serio, a lo que respondió con un “SÍ” rotundo. Ya había escuchado que las personas que menos crees te enseñan el valor y lo más importante de la vida, aunque me sorprendió, no hice más que reflexionar por aquellas palabras.

El año 2016 no estuvo perdido, por supuesto que no. Mi cumpleaños número 19 fue una de las mejores cosas que me sucedieron, los días libres en los que pude viajar a mi hogar, los momentos que pasé con mi mamá, los días que estuve con mi papá, lo que disfruté con y de mis primos, las nuevas bandas musicales que encontré y que disfrute, las nuevas canciones, las buenas amistades de siempre… esas que se quedaron en mi vida, las falsas amistades que comprendí que, definitivamente, no necesitaba porque no me hacían bien, los nuevos amigos que encontré por ahí y que agradezcoDios su nueva presencia en mi vida, las sorpresas, las extrañas noticias, el amor de siempre. Lo que aprendí, lo que lloré, lo que reí,  lo que disfruté, lo que bailé, lo que quise y lo que amé. Todo eso me lo llevo de recuerdo para empezar el próximo año con la mejor de las energías y con una versión renovada de mí, porque de eso se trata, de crecer y evolucionar y cada día, cada mes y cada año ser diferente, ser mejor.

En el 2016 dejo todo lo malo, las cosas que no se dieron, lo que no escribí, las mentiras, las personas deshonestas, y el sinfín de situaciones y cosas que quiero desechar.

Que el 2017  venga cargado de oportunidades, crecimiento personal, amor, risas, fiestas, estudios, bailes, gente buena, honesta y con exceso de positivismo para mi vida. Quiero que se quede lo bueno y que venga lo mejor. Veo en el próximo año un mar de posibilidades que me tienen ansiosa.

Como siempre, gracias a todas las personas que siguieron cada una de mis entradas que, aunque fueron un poco flojas en el sentido de que me tardé muchísimo en publicar y estuve muchos meses ausente, venían cargadas del mismo amor y del mismo sentimiento de querer vivir del don tan lindo que dios me dio, el de escribir.

Que el amor, la paz, la abundancia y la felicidad reine por siempre en sus vidas.

Reciban un abrazo apretado y caluroso desde un bonito país con ganas de surgir y volver a ser el de siempre: Venezuela.

IMG_20161224_200651.jpg

Con amor: María Laura Landino Arteaga.

Mamá

RELATOS

media-20160410

Muchos insisten en la teoría de que las personas escogen a sus padres. Y sí, terminé creyéndole a todo el mundo.

Estuve sin rumbe hasta que encontré a una reina con un vientre disponible para acurrucarme durante nueve meses.

Fueron meses complicados y muy aburridos, pero fue un trabajo en equipo. Mama comía arequipe, y mis días se endulzaban dentro del saquito que formó la naturaleza para protegerme de las malas energías.

Después de todo el tiempo que pasé dentro de una burbuja, conocí el mundo exterior, y vi a la mujer más preciosa que jamás había visto.

En seguida pensé que no me había equivocado al escogerla como guía. Y 19 años después, sigo pensando lo mismo.

Siento que muchas de las cosas que he aprendido y parte de lo que me define como persona, es por ella.

Mamá es el ser humano más noble que conozco, pero también es quien finge ser fuerte y dura para que el mundo no le haga daño. Es quien en cada llanto me abrazó para consolarme, quien ha estado en los momentos más asombrosos de mi vida, como en los peores. Al pie del cañón, nunca me ha dejado sufrir. Nunca ha permitido que la gente me haga daño. Siempre me ha dado los mejores consejos de vida, para vivir plenamente, feliz y haciendo caso omiso a quien intente hacerme algo malo.

Es hermoso tener siempre un hogar al que regresar, y mi hogar se llama: MAMÁ.

Porque en cualquier parte del mundo en la que esté, sé que ella siempre estará esperándome para abrigarme y demostrarme lo sencilla que es la vida si la vivo con amor y con el calor de un abrazo.

No tengo palabras para describir lo que ha sido esta aventura de vivir 19 años con mi mejor amiga a la que respeto y admiro por encima de todo.

Mamá es mi amiga ideal, es a quien llamo, a quien le envío mensajes y a quien añoro cada noche que estoy lejos de ella.

Lo más genial de todo, es que sé que la historia continuará y que me queda mucho rato para decirle frente a frente o mediante cartas, que la amo tan infinito como el universo, y que nada se compara a ella y al amor incondicional que me obsequia.

Carta de reproche y despedida

CARTAS

¿Cómo se supone que junte los pedazos de mi corazón? Desde hace años te has encargado de romperlo poquito a poquito. Lo rompiste y echaste a la basura los pedazos, de manera que no he podido encontrarlos.

Varias personas han intentado ayudarme, y lo que lograron fue remendar mi corazón con retazos. Cubrieron la fachada, pero adentro sigue vacío desde el día en el que te fuiste. Aún se me hace difícil digerir las palabras que me dijiste cuando tenía solo 14 años: “No te preocupes, esto es temporal, yo voy a regresar”, y nunca regresaste.

Ahora con cada acción me destruyes un poco más. Lo peor es que no estás sólo, eres tú y las personas con las que al igual que tú, yo también tengo un tipo de parentesco. Mentira tras mentira, esa es la cotidianidad de la existencia para ellos; todo se basa en una omisión, sin caer en cuenta de que omitir también es mentir. Y continúan despedazando mis sentimientos.

Mi madre me ha dicho en infinitas ocasiones que obvie de mi vida todo sentimiento tóxico y cualquier emoción que me perjudique, incluso, a cualquier persona que me haga mal. Parece que me hago la sorda cuando quiero, pero eso siempre está grabado en mi memoria.

Entonces, si sigo a mi remendado corazón, no haría más que convertirte en nadie después de haberlo sido todo.

Lo lamento, pero no necesito más golpes que me hieran cuando puedo tener una inmensidad de sonrisas que me llenen el alma.

Espero que me recuerdes cuando me haya marchado y no sepas más nunca de mí.